¿Quieres hacer un envío? Te recomiendo Tamarindo Express a ojo cerrado

María Paz Ruiz Gil


Los envíos con Tamarindo son muy fáciles de hacer, eso es lo que había escuchado.


Así que lo mejor para hiperconfirmar esta frase, consistía en tomarme el tiempo para ir a conocer el proceso, y ver con mis propios ojos a los clientes que se acercan a su oficina para cumplir con su sueño de enviar algo especial o algo importante a otro país. Así da comienzo la primera de las “Historias de Tamarindo”.


Es lunes. Me dirijo a Tamarindo Express para conocer su oficina y las personas que conforman su equipo. Llego a la calle del Río 6, muy cerca de Plaza España, y entro a ubicar mi portátil en uno de los escritorios que tienen dentro. Hay cinco puestos de trabajo y, desde que abro la puerta, veo que todos están trabajando en diferentes servicios. Escucho que se pueden enviar documentos, que hay que recoger unos pedidos, y que también han entrado nuevas mercancías al casillero de Tamarindo, ideado para quienes compran aquí y desean enviar a otros países. Una gran idea que está obteniendo gran acogida.


Me encanta que, nada más entrar, me saludan todos con una sonrisa y decido sentarme cerca de la puerta, delante de José Ramón, un venezolano súper amable que me empieza a contar en qué consiste su trabajo, mientras revisa unos pedidos.


Estoy asombrada de que tenga tanta facilidad de palabra y que no oculte sus ganas enormes de currar. Se mueve rápido. Mira el ordenador, toma notas, embala con papel de burbuja, y me muestra las hojas de pedido en los mismos cinco minutos.

¡Este caraqueño podría entrenar como estos acróbatas que sostienen platos giratorios sobre un palo y coger el teléfono con la otra mano! Tengo que espabilar si quiero seguir su ritmo.

A la puerta ha entrado una mujer venezolana que va a hacer un envío. Quiere que ese teléfono nuevo llegue Colombia. Después de ver lo que pesa, José Ramón le pregunta si quiere comprar algo más para completar el kilo de este envío. La mujer decide ir a comprar algunos antojos y volver después, pues le pareció una gran idea que pudiera enviar más en el mismo paquete.


- Vas a completar el kilo, ¿verdad? -pregunta José Ramón a la clienta.

- Sí. ¡Claro, me compensa!

- ¿En cuanto lo aseguras?

- En 100 euros

- Bien. El seguro del 5%. Cuando compres los chocolates, te embalo la caja ¿Listo?

- Perfecto.


Si no tienes tiempo para empacar o embalar así tu envío, Tamarindo Express te ayuda


Para enterarme un poco más sobre cómo funciona la paquetería de Tamarindo Express, ha entrado Ernesto, uno de los responsables de la oficina de Madrid.

Estos son algunos de los consejos que da a la hora de hacer envíos.

Son súper útiles, así que es bueno tomar nota:


1.Es obligatorio que todo lo que se envía, vaya en una caja que quede perfectamente cerrada. Si no tienes la caja, Tamarindo te la facilita y te empaca lo que haga falta.

2. Evita los líquidos. Algunas tapas se abren, si van en el envío hay que cerciorarse de que van muy bien empacados y de que no se mueven.

3. Los envíos se pueden hacer por marítimo o por avión, elige el mejor para ti

4. Por envío marítimo no podrás enviar artículos perecederos, como, por ejemplo: ni queso, ni jamón, ni arroz con leche. Y ante la gran pregunta de enviar embutidos. Si vas a enviar por aéreo sí puedes enviar embutidos empacados al vacío a Venezuela, pero a Colombia no lo podrás hacer.

5. El ideal es enviar cosas que no sean muy caras, pues los envíos van asegurados por un importe. A mayor importe, mayor es el precio del seguro que tendrás que pagar.

6. No compres más de 6 cosas iguales. Esto se considera mercancía.

7. Declara el contenido de tu envío. Recuerda que eres el responsable por lo que envías. También es bueno que sepas que todas las cajas pasan por Rayos X y se monitorizan antes de su salida.

8. Incluye bien los datos de la persona que recibirá el paquete.

9. ¡Disfruta de la sorpresa que tendrás cuando esa persona especial reciba tu paquete!

85 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo