Cuando yo era pequeña y abría la nevera para ver que conseguía, pasaba mi tío Alfirio y me
decía “-¿Es que acaso eso es una ventana?” y pum, me cerraba la puerta. Si uno dejaba la luz
encendida, te miraba con los ojos pelados y preguntaba “-¿Es que somos socios de la
Compañía de Luz?” e igual si uno se bañaba mucho rato: “-¡Mija, el agua se paga también!” Y
así nos enseñaron a no malgastar.

Eso es lo que hacemos (o por lo menos yo) constantemente en este mundo actual donde en
hay descontrol de precios, combustibles caros y salarios que no suben. Es España es más
notable que en otras partes porque, por ejemplo, a los camareros no les dan propina, en
general no pagan las horas extras en el trabajo y con la domiciliación de los recibos de los
servicios es fácil que te vayan sustrayendo eurito a eurito sin que te des cuenta las grandes
compañías que son llamadas ladrones de guante blanco.

Ahora bien, ¿qué hacemos? Estar ojo pelao y llevar a cabo unos pequeños trucos para ahorrar
porque como dice el refrán unos pocos hacen un mucho. Hay trucos de toda la vida como:

-Tapar la olla en la que calientas agua para que hierva más rápido
-Cortar los alimentos en piezas pequeñas para que tarden menos en cocinarse (como hacen los
chinos)
-No dejar las luces encendidas si no las van a usar y colocar bombillas de neón en los lugares
donde se necesita que estén permanentemente encendidas. No en balde hospitales y oficinas
las usan.
-Bañarse rápido, pero bien ¿eh? Se ahorra agua y gas o luz (depende con qué se caliente el
agua).

A continuación, unos consejos actualizados en la era 2.0:

-Cargar el teléfono en el bus, en la oficina o en el metro.
-Comprar la comida en oferta, la que va a caducar.
-En las fruterías, siempre hay una caja a muy bajo precio de verdura que van a tirar
-Cortarse el pelo en las escuelas de peluquería.
-Mirar bien los paquetes de ofertas de telefonía, que a veces nos meten unos extras que no
queremos, pero que van sumando.
-Si puedes elegir, el gas es energéticamente más eficiente, es decir, cuesta menos obtener la
misma energía. Te sale un poco más barato.
-El botoncito rojo de los televisores o reproductores, conocidos como stand by gasta un 8% del
total de la factura. Instala regletas con interruptores con la que puedes apagar varios aparatos
que no estés usando.
-Pásate a las bombillas LED. Son más ecológicas, consumen entre un 70 y un 80% menos que
las incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes, y duran más.

Ya en plan gorrón a lo máximo: llega donde tus amigos a la hora de cenar, enchufas el
teléfono, pides el baño prestado para bañarte y agarra unas sobras de la nevera que “se van a
dañar, por eso me las llevo”.

Y para que usted se ahorre dolores de cabeza con un trámite en su país, que le pidió el favor al
primo, y el primo se gastó los reales y aún no tiene la partida de nacimento, sin pensarlo dos
veces, haga su trámite con Tamarindo Express. Te lo digo yo que ahorrarás un montón de
platica, angustias y tranquimazín. Hágale, pues. Besos, pellizcos, abrazos y mordiscos. Hasta la
próxima.