Durante un mes, más o menos, vamos a tener un respiro. Nos vamos a poder olvidar
de la guerra, de la inflación, de la gasolina y la izquierda y la derecha sólo serán lugares
por los que pasar o correr un balón, porque va a empezar el Mundial de Fútbol. Es
decir, que tranquilos y sosegados no nos vamos a quedar porque vamos a animar,
torcer, bancar o como queramos decirlo cada uno a nuestro equipo. Pero al menos
vamos a pensar en otra cosa. Es curioso como esa pelota pequeña que es el balón es
capaz de meter dentro de así a toda esa pelota grande que es la Tierra, el mundo,
nosotros mismos.

A ver, seamos sinceros. El fútbol no le gusta a nadie. A tres raros, quizá, que te ponen
la cabeza como un bombo hablando de enganches, de carrileros y de falsos nueves,
onces o qué se yo. A los demás lo que nos gusta ver ganar a nuestro equipo. Los de la
Selección Colombia o la Vinotinto sabemos poco de eso, pero viendo a los de Brasil, a
los de Argentina o hasta a los de España ahora, suponemos que se debe pasar muy
bien. El Mundial es para sentarnos ante la tele con los amigos y la camiseta puesta,
para ver si el balón va adelante y gritar para que vaya más, para decirle al árbitro que
no tiene idea cada vez que pite contra nuestro equipo, para gritar cada vez que nos
tiren a puerta y para poner cara de interés cuando el tío o el primo nos diga que él vio
jugar a Maradona y ese sí que era bueno y que los jugadores de ahora nacieron sin
corazón en el pecho, como dice la canción.

Antes se decía que el fútbol era cosa de hombres y así cuando ellos se sentaban ante la
tele nosotras nos íbamos a otra sala a hablar de nuestras cosas, pero ahora qué va, el
mundo cambia y mira, ahora el Mundial es para todos y para todas y al que no le
guste, que se largue o ajo y agua*, como dicen por aquí. Este Mundial va a ser raro
porque es en invierno y no lo podremos ver como otros en las terrazas de los bares
pero miren, siempre es buena ocasión para juntarse de buen rollo y sentirse como en
las gradas de Qatar y, encima, más barato. Una precaución: ojo con ver el Mundial
comiendo arepas, empanadas y bebiendo cerveza, porque puedes acabar
pareciéndote más al balón que a los jugadores. Que empiece el mundial y que gane el
mejor. O sea, nuestro equipo.

El Mundial o Copa FIFA 2022 lo inauguran Ecuador y Qatar este domingo 20 de
noviembre a las 17:00 en el Estadio Al Bayt. En ese encuentro será cuando tenga lugar,
en los momentos previos al pitido inicial, la ceremonia de apertura. En ella, se espera
que se cuente con la presencia de Shakira.

Brasil, Ecuador, México, Argentina, Uruguay y Costa Rica son los equipos que nos
representan. Y en España nos representa Tamarindo Express para trámites, paquetería
y envíos con la confianza que nos da más de 20 años de servicios inimterrumpidos.

Ya veremos el Mundial y como no tengo equipo, iré con España o con el vaya
ganando… Besos, pellizcos, abrazos y mordiscos. Hasta la próxima.

*ajo y agua: ajoderse y aguantarse.