Muchos son los que están pendientes de ver de qué manera les puede favorecer la reforma de la ley, que pretende facilitar la incorporación de extranjeros al mercado laboral.

Esto permitirá no sólo incorporar a este mercado a los extranjeros que están hoy en España, sino que permitirá a los extranjeros que están en sus países de origen venir y trabajar en este país.

En pocas líneas, la reforma de la Ley de extranjería  facilitará el empleo a los extranjeros, para que aquellos que tengan residencia por estudios, puedan trabajar, siempre que no superen las 30 horas semanales. Contará con la nueva figura del arraigo por formación; y modificará las figuras ya existentes del arraigo social y laboral.

Para hablar sobre esta reforma he llamado a Gonzalo Bercero, quien es un experto en extranjería y en política internacional, para que me cuente su opinión sobre esta reciente reforma, impulsada por el Ministro de migraciones, José Luis Escrivá, y que entró en vigor este mismo verano de 2022.

¿Por qué una reforma para la Ley de extranjería?

La regulación estaba desfasada en cuanto a  las demandas del mercado laboral. El gobierno implementa estas medidas para facilitarle al extranjero que pueda trabajar.

El borrador de la ley  ya salió, aunque no ha salido la instrucción aún.

 

¿En qué veremos los cambios, Gonzalo?

La contratación de trabajadores será mas fácil. También se ampliarán los puestos de trabajo y que habrá mas oferta.

 

¿Incorpora aspectos que podrían considerarse novedosos?

La reforma plantea un permiso de trabajo por cuenta propia, como autónomos. Y también hay cambios en la reagrupación.

Para los familiares de españoles está muy bien porque permite reagrupar a los mayores de 65 años, y sin tener que justificar el tema económico.

Y para los que vienen de un tercer país les permite el arraigo laboral renovable por dos y cuatro años.

 

Se habla también de que promoverá el arraigo para la formación. ¿En qué consiste?

Sí. Ahora para los que lleven más de dos años en España habrá un permiso si aceptan recibir formación laboral.

 

¿Y qué opinión le merece este tipo de arraigo?

Pienso que la gente  que lleva un año o dos no se va a poner a estudiar en temas de inserción laboral. Lo que se busca es que exista formación en los sectores que tienen más demanda, como por ejemplo atención domiciliaria, asistencia para la ley de dependencia o servicios sociales.

Si ves los datos del SEPE (Servicio Público del Empleo Estatal) verás que hay 100 y pico mil oferta para construcción y no se cubren los puestos porque la gente no quiere ir a construcción. Eso pasa con el agro o con la pesca.

Habrá casos en los que funcione, aunque si alguien lleva dos años, no sé quiera más formación y seguir aguantando.

 

Entonces, ¿qué se puede esperar de la reforma, si bien no es perfecta?

La reforma está bien. Se busca que haya mayores cotizaciones, y aumentar las bolsas de trabajo que no se cumplen, habrá cambios en la logística, en la restauración y en la sanidad.

Muchos son los que están pendientes de ver de qué manera les puede favorecer la reforma de la ley, que pretende facilitar la incorporación de extranjeros al mercado laboral.

Esto permitirá no sólo incorporar a este mercado a los extranjeros que están hoy en España, sino que permitirá a los extranjeros que están en sus países de origen venir y trabajar en este país.

En pocas líneas, la reforma de la Ley de extranjería  facilitará el empleo a los extranjeros, para que aquellos que tengan residencia por estudios, puedan trabajar, siempre que no superen las 30 horas semanales. Contará con la nueva figura del arraigo por formación; y modificará las figuras ya existentes del arraigo social y laboral.

Para hablar sobre esta reforma he llamado a Gonzalo Bercero, quien es un experto en extranjería y en política internacional, para que me cuente su opinión sobre esta reciente reforma, impulsada por el Ministro de migraciones, José Luis Escrivá, y que entró en vigor este mismo verano de 2022.

 

¿Por qué una reforma para la Ley de extranjería?

La regulación estaba desfasada en cuanto a  las demandas del mercado laboral. El gobierno implementa estas medidas para facilitarle al extranjero que pueda trabajar.

El borrador de la ley  ya salió, aunque no ha salido la instrucción aún.

 

¿En qué veremos los cambios, Gonzalo?

La contratación de trabajadores será mas fácil. También se ampliarán los puestos de trabajo y que habrá mas oferta.

 

¿Incorpora aspectos que podrían considerarse novedosos?

La reforma plantea un permiso de trabajo por cuenta propia, como autónomos. Y también hay cambios en la reagrupación.

Para los familiares de españoles está muy bien porque permite reagrupar a los mayores de 65 años, y sin tener que justificar el tema económico.

Y para los que vienen de un tercer país les permite el arraigo laboral renovable por dos y cuatro años.

 

Se habla también de que promoverá el arraigo para la formación. ¿En qué consiste?

Sí. Ahora para los que lleven más de dos años en España habrá un permiso si aceptan recibir formación laboral.

 

¿Y qué opinión le merece este tipo de arraigo?

Pienso que la gente  que lleva un año o dos no se va a poner a estudiar en temas de inserción laboral. Lo que se busca es que exista formación en los sectores que tienen más demanda, como por ejemplo atención domiciliaria, asistencia para la ley de dependencia o servicios sociales.

Si ves los datos del SEPE (Servicio Público del Empleo Estatal) verás que hay 100 y pico mil oferta para construcción y no se cubren los puestos porque la gente no quiere ir a construcción. Eso pasa con el agro o con la pesca.

Habrá casos en los que funcione, aunque si alguien lleva dos años, no sé quiera más formación y seguir aguantando.

 

Entonces, ¿qué se puede esperar de la reforma, si bien no es perfecta?

La reforma está bien. Se busca que haya mayores cotizaciones, y aumentar las bolsas de trabajo que no se cumplen, habrá cambios en la logística, en la restauración y en la sanidad.